Literágora, la edición digital

Literágora, en su vertiente de charlas literarias y culturales, celebró en La Mercería Café Cultural su edición de marzo para hablar sobre edición digital. Para ello nos reunieron a tres editores, Martín Lucía de Ediciones En Huida, Rafael Velis de Triskel Ediciones y por parte de Carlinga Ediciones a José Núñez.

litearogra_cartel

La temática, de gran actualidad, fue capaz de generar una interesante conversación entre los ponentes y un animado debate posterior con el resto de asistentes, muy numeroso por cierto, por ese motivo nos hemos animado ha haceros un resumen de muchas de las cosas que allí se hablaron.

La charla se abrió con una pregunta muy clara, ¿por qué publicar en digital? Una pregunta que nos hemos hecho en Carlinga infinidad de veces, y que nunca es fácil de contestar. Existen desde luego muchas ventajas y muchos inconvenientes, así que en vez de preguntar ¿por qué? habría que preguntarse ¿pará qué?, es decir, no es lo mismo ofrecer un servicio complementario al libro en papel, que ofrecer un producto único, que simplemente difundir una obra.

litearogra_ponentes1

Martín Lucía, Rafael Velis y José Núñez.

A partir de ahí, la charla derivó en aspectos algo más técnicos como el polémico uso del DRM. Que en general es rechazado en favor de facilitar el consumo de los libros electrónicos. De los tipos de formato (epub, mobi, pdf, etc.), sus ventajas e inconvenientes. Y muy de pasada sobre las plataformas de ventas donde comercializar los libros, Amazon, Lektu, web propia.

Por último pasamos a uno de los temas estrella cuando se habla de edición digital, la autopublicación. En el fondo la autoedición, con interés comercial, no es más que fundar una editorial con un solo trabajador que lo hace todo (o lo subcontrata todo). No es escribir, es emprender, y como empresas son bienvenidos a la competencia.

litearogra_ponentes2

Literágora, charlas literarias.

En conclusión salimos bastante satisfecho del evento, sobre todo porque una vez más pudimos defender que los libros digitales no son enemigos de los libros en papel. Que las experiencias son diferentes y complementarias.

Una vez más, muchas gracias a Literágora por esta oportunidad.

Comentarios