Mariana Eguaras, gurú del mundo editorial

Hoy tenemos el privilegio de tener con nosotros a Mariana Eguaras, quien a nuestro entender es una de las profesionales de más prestigio del mundo editorial, y lo decimos porque es conocedora de todos los aspectos y fases de a la misma. Es además una ciudadana del mundo, tanto del real como del virtual, a día de hoy cuenta con casi cuatro mil seguidores en twitter. Veamos que cosas nos puede contar.

MarianaEguaras

Mariana Eguaras

Carlinga Ediciones: Bienvenida Mariana, gracias por dedicarnos un poquito de tu valioso tiempo. Permitenos decirte que tu curriculum es impresionante, te sobra experiencia en casi todos los aspectos. Pero con tantas habilidades diferentes nos gustaría saber si puedes contarnos en pocas palabras a que te dedicas de verdad en tu día a día.

Mariana Eguaras: Mi día siempre está repleto de tareas variadas: leo algunas entradas de blogs que sigo y titulares de prensa, mediante el lector de feed. Extraigo y clasifico los contenidos para compartir en mis redes sociales, en especial en Twitter. Leo y contesto correos electrónicos; preparo y envío propuestas y presupuestos de trabajo; reviso la analítica mi página web y la actualizo o retoco si hace falta; tomo nota de ideas que para escribir en el blog y apunto las tareas a realizar en el día, asignándoles prioridad y me pongo “manos a la obra”: maquetar libros con los que estoy trabajando, sugerir diseño de cubiertas, adaptar alguna pieza gráfica, asesorar sobre contenidos, etc. Hay días que también tengo reuniones o sesiones de consultoría, presencial o vía Internet.

C.Ed.: Tomámos nota. Nos gustaría continuar ahora hablando del mundo editorial, el cual parece estar roto entre la edición en papel y la edición en digital, y decimos roto porque cuanto más leemos sobre el tema más nos parece que se mueven con claves distintas. A ver si puedes arrojarnos algo de luz, Mariana. ¿Crees que los modelos de edición en papel y de edición en digital tienden a divergir o a converger?

M.E.: Deben tender a converger, no hay motivo para separar ambos mundos cuando el corazón de los dos es el contenido, la obra de los autores. Pero además tendrán que converger para que el modelo de negocio editorial sea viable.

C.Ed.: Centrándonos más en el mundo digital, y sabiéndote conocedora del mercado editorial, nos gustaría saber, según tu opinión, en manos de quien está realmente dicho mercado digital, en las grandes distribuidoras como Amazon (dispositivo físico + portal de ventas), en las grandes editoriales que cuentan con el apoyo de los medios de comunicación y de potentes campañas de marketing, en los autores populares con lectores fieles, o por el contario está exclusivamente en manos de estos últimos, los lectores.

M.E.: De forma exclusiva, creo que no está en las manos de un solo actor, depende del segmento, del libro, del autor, de la coyuntura. Al sector editorial hay que verlo con matices.

Las grandes editoriales o grupos poseen una infraestructura que les permite acceder a los medios de comunicación y realizar grandes campañas de marketing, pero ello no les garantiza que un libro se transforme en éxito (además el concepto de “éxito” es muy relativo). Por otro lado, las editoriales pequeñas o medianas han sabido explotar estrategias de marketing mucho más cercanas al lector que las grandes.

En temas digitales a las editoriales, en general, les falta aún avanzar; es difícil desaprender viejas costumbres heredadas exclusivamente de la producción del libro en papel. Además, la mayoría de las editoriales continúan basando su modelo de negocio exclusivamente en el libro en papel y, de rebote, producen en digital, como un producto secundario.

Empresas no nativas del sector editorial, como Amazon, han ocupado un lugar que los actores del sector editorial que podrían haberlo hecho no lo hicieron o lo han hecho mal. Vieron una oportunidad de negocio y la han sabido aprovechar, en parte, por la demanda existente: muchos autores con deseos de publicar sus obras y sin acceso a editoriales.

El lector es quien decide qué leer y que no, obviamente, influenciado parcialmente por los medios, pero cada vez más por los comentarios de otros lectores y recomendaciones de pares.

C.Ed.: Otro gran desafío es el encaje de este mercado global (o potencialmente global), con las diferentes legislaciones nacionales. Concretamente al respecto de los derechos de autor y sobre la posibilidad de compartir contenidos. ¿Crees que en general los estados están sabiendo dar respuesta a estos nuevos retos? ¿Y en el caso concreto de España?

M.E.: El primer inconveniente con las leyes de propiedad intelectual, de cualquier país, es que la gran mayoría no incluye aún las nuevas formas de creación y tienden a volverse obsoletas y no resuelven planteamientos de autoría actuales.

En España, evidentemente, no se está dando una respuesta positiva en este sentido. Solo hay que ver las recientes modificaciones de la Ley de Propiedad Intelectual para observar que en lugar de avanzar se retrocede. En este punto entran en juego los intereses políticos y económicos de determinados extractos que, mientras continúen teniendo una posición hegemónica, seguirán dominando el tablero.

C.Ed.: Por último, pasemos al fenómeno de la autoedición, un tema que siempre genera un gran interés. ¿Qué es lo que aún podemos ofrecer las editoriales a los autores para que estos sigan queriendo trabajar con nosotros?

M.E.: Una palabra que utilizaría sería “flexibilidad”: posibilitar el acceso de los autores a las editoriales; flexibilizar los contratos de edición y no hacerlos abusivos; permitir que el autor sea parte de la producción de su libro e implicarlo en los procesos de edición; ofrecerle atención y hacer un seguimiento de su obra; liquidar los derechos de autor más veces al año y no una; realizar una verdadera estrategia de marketing para los libros, entre otros. Algunos de los autores con los que trabajo han publicado con editoriales y algunos de los motivos por los que prefieren publicar por su cuenta su próximo libro son los que menciono.

Sé que algunos de los puntos anteriores una editorial no los puede cumplir por cómo funciona el sector editorial (por ejemplo, la dependencia que las editoriales poseen de la distribuidora para realizar las liquidaciones de derechos de autor); pero si no flexibilizan varios de estos engranajes los autores prescindirán cada vez más de las editoriales y publicarán por su cuenta contratando los servicios que necesiten a diferentes profesionales.

C.Ed.: Muchas gracias por todo Mariana y suerte, seguiremos leyéndote con gran interés en tu blog.


NOTA: Mariana Eguaras también dispone de un amplio catalogo de libros que puedes conseguir a través de Amazon.

Comentarios